¿Todos con el Centro Democrático? (EL MUNDO)

Los efectos de la paz (EL MUNDO)
enero 24, 2015
Lo mínimo, respeto por la justicia (MUNDO)
febrero 1, 2015

Por Ramón Elejalde Arbeláez

Los movimientos y partidos políticos no afectos al Centro Democrático parecen haciendo política y campaña para Gobernación y Alcaldías en Antioquia como si desearan favorecer al partido del doctor Álvaro Uribe Vélez. El fraccionamiento de todos esos movimientos y partidos favorece exclusivamente al Centro Democrático. Veamos:

Miremos primero lo que sucede por la Alcaldía de Medellín, una de las más importantes en el país y comienzo acotando lo que sucede dentro del liberalismo cuando un sector apoya al doctor Eugenio Prieto Soto; otro, al doctor Bernardo Alejandro Guerra Hoyos, y otro, al doctor Gabriel Jaime Rico. Pero si por acá llueve por las huestes fajardistas no escampa pues de un lado tienen la candidatura de Federico Gutiérrez y de otro lado la de Claudia Restrepo, que luchan por el mismo segmento de la opinión pública. Así las cosas Prieto, Guerra, Rico, Gutiérrez y Restrepo, con sus suicidas candidaturas están favoreciendo la candidatura de Juan Carlos Vélez Uribe, no precisamente un hombre carismático, así lo adornen otras virtudes.

La lucha por la Gobernación de Antioquia parece ser otro campo de batalla democrática, donde la vocación perdedora parece ser la constante de los equipos que emulan contra el Centro Democrático. Carlos Mario Montoya, Luís Pérez, Federico Restrepo, César Eugenio Martínez, Alonso Salazar, faltando datos de otros corregimientos, buscan el favor popular para emular contra la candidata del uribismo, bastante trabajadora, pero con muchas falencias para su aspiración. Patético el caso del conservatismo que tiene en Carlos Mario Montoya a una excelente opción pero a quien le han enfrentado a César Eugenio Martínez, más en un aparente intento por torpedearlo, que con realismo político. Fuegos artificiales que hacen daño en vez de propiciar acercamientos para fortalecer los partidos políticos.

Ninguna persona se opone a que existan lógicas y sanas aspiraciones políticas dentro de los partidos y ningún candidato puede arrogarse el derecho de creer que su propia candidatura es la lógica o la mejor. Lo obvio, lo democrático es buscar canales que permitan llegar a candidatos sólidos, competitivos y confiables que les permitan a los distintos partidos enfrentar con éxito a otros aspirantes dentro del certamen democrático del próximo mes de octubre.

Los candidatos del Centro Democrático no son candidatos fuertes ni arrasadores, presentan muchas debilidades que los hacen fácilmente derrotables en las urnas, pero las ambiciones personales, los odios políticos, no pueden dar al traste con la posibilidad de que en Antioquia y en sus municipios contemos con buenos candidatos de otras toldas del pensamiento político. Ir “amarrados” a una fija derrota no es lo deseable dentro de una democracia.

¿Acaso los políticos distintos al Centro Democrático algún día actuarán con sindéresis y lógica política? Eso esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *