Libros


Don Mateo Rey

En las que se narran hechos reales sufridos por la gente de Frontino, un municipio situado al occidente de Antioquia, a 135 kilómetros de Medellín sobre la vía que lleva a Urabá en los 6º, 46’ 11’’ de latitud norte y a los 2º, 04’, 11’’ longitud oeste del meridiano de Bogotá.

Es la mismísima terrible realidad que ha venido padeciendo Colombia en la mayoría de su territorio. Historias repetidas en las que basta cambiar los nombres de las víctimas o de los victimarios, establecer las responsabilidades y asignarles su correspondiente grado de impunidad. Todos los nombres son reales, con excepción de dos, entre ellos el del protagonista de la obra, reconocido por su alias de Mateo Rey en la organización paramilitar.


A la Sombra del Plateado

La Administración Municipal de Frontino entrega hoy a todos sus hijos y especialmente a la comunidad educativa, la tercera Edición de la "Monografía de Frontino" como un aporte a la formación de valores patrios en nuestros jóvenes.

Recorrer la geografía de la patria chica, así sea en los textos escolares; revivir la historia que hizo posible que Frontino se convirtiera en el faro educativo del occidente y el Urabá antioqueño y proteger de la indolencia del tiempo los trabajos literarios de tantos frontineños ilustres, pero injustamente anónimos, es el objetivo primordial de la publicación de esta obra.


Iglesia y Colonización en Urabá y el Darién Tomo I

No obstante tratarse de un corto matrimonio, la historia de Urabá está estrechamente ligada a la de la comunidad de los padres carmelitas.

La misma se inició a “principios de 1914 cuando llegaron a Frontino, acompañando al ilustrísimo señor Maximiliano Crespo, obispo entonces de la diócesis de Antioquia, los reverendos padres Luis de la Virgen del Carmen (Aizpuru) y Abundio de la Cruz (Belloso), de la orden carmelitana española, quienes conocieron y estudiaron el lugar donde algunos vecinos entusiastas habían empezado la construcción de una capilla. Además contemplaron la posibilidad de radicarse en la municipalidad para atender la labor misional de Urabá, lo que en efecto sucedió meses después”..


Iglesia y Colonización en Urabá y el Darién Tomo II

La presencia de los padres carmelitas en Colombia se inició cuando los sacerdotes Luis de la Virgen del Carmen (Aizpuru), Abundio de la Cruz (Belloso) y Ricardo Echebarría fundaron en Villa de Leiva, en el año 1911, la primera casa de la Orden Carmelitana.

A esta siguió la de Frontino el 6 de julio de 1914, labor a la que se sumó Pacífico Cembranos, quien fuera el primer prefecto apostólico de Sucumbíos, Ecuador, y el hermano José María de la Virgen del Carmen (Serna), de la misma orden. El objetivo principal era instalar en este municipio del Occidente antioqueño el epicentro inicial de la labor misional de la comunidad en Urabá..