La paz, más cercana (EL MUNDO)

Las lecciones de Venezuela (EL MUNDO)
diciembre 13, 2015
Jesús Aristizábal Guevara (EL MUNDO)
diciembre 27, 2015

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

La semana que termina nos reportó a los colombianos muy buenas noticias: todos los días vemos más cercana la paz con las Farc, la guerrilla más antigua del continente y la única que ha sostenido una guerra contra el Estado desde hace más de cincuenta años. El tema sobre el cual se finiquitó el acuerdo fue tal vez el más complejo de los cinco que componen toda la discusión: verdad, justicia, reparación y no repetición.

Lograr este acuerdo, sumado a los otros cuatro que están casi listos, nos pone adportas de la anhelada paz. Va siendo hora de que las fuerzas vivas del país rodeen al gobierno y  legitimen su esfuerzo con nuestro apoyo. No es hora de mezquindades en un momento tan crucial y definitivo.

El proceso va mostrando la importancia de las víctimas dentro del mismo. En este aspecto será completamente distinto a otros que se han realizado en Colombia. El acto protocolario de firma de este quinto punto envió un contundente mensaje a los colombianos y al mundo entero, al poner al frente del mismo a diez víctimas de la violencia de los distintos actores de la guerra. Luis Herlindo Mendieta, militar secuestrado por años por la Farc; Piedad Córdoba, secuestrada por las autodefensas;  Jineth Bedoya, secuestrada y violada por paramilitares; Alan Jara, secuestrado por las Farc; Luz Marina Bernal, una de las madres de Soacha, es decir víctima de fuerzas del Estado; Yaneth Bautista, víctima de un hermano desaparecido en la toma del Palacio de Justicia; María Soledad Garzón, hermana de Jaime Garzón, el humorista; Wilfredo Landa, afrodescendiente y víctima de las amenazas de la Farc; Alfonso Mora, hermano de un miliciano de las Farc que fue asesinado y torturado fuera de combate y Licinia Collazos, desplazada de El Naya (Cauca) y víctima del paramilitarismo.

El tema de las víctimas consumió más de un año y medio de discusión, algo así como el 40 % de todo el proceso. Se diseñaron cinco estrategias para reparar a las víctimas: la creación de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición; la Unidad Especial para la Búsqueda de Personas dadas por desaparecidas en contexto y en razón del conflicto;
la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), las medidas de reparación integral y las garantías de no repetición.

Dejaron en claro los firmantes que delitos tan graves como los de lesa humanidad, el genocidio, crímenes de guerra, la toma de rehenes, las ejecuciones extrajudiciales, la toma de rehenes, la violencia sexual y el desplazamiento forzado, entre otros, no serán objeto de amnistías ni de indultos.

Todo lo acordado hace parte de un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Quedan pendientes algunos puntos aislados de los temas generales ya estudiados y los procedimientos para alcanzar el fin del conflicto, donde ya se han dado avances, lo que obviamente facilitará la firma del documento final, que le ponga fin a cincuenta años de guerra.

En verdad, la paz está cercana.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *