Partidos políticos anarquizados (EL MUNDO)

¿Será posible rescatarla? (EL MUNDO)
septiembre 6, 2015
El Acto Legislativo para la paz (EL MUNDO)
septiembre 20, 2015

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

Lamentable la situación que padece la inmensa mayoría de las colectividades políticas, mientras se afirma que Colombia es una democracia que supone partidos serios, organizados y con claridad ideológica, cuya primordial función es apoyar y estimular el deber ser de la misma democracia.

El partido Liberal, mi partido, acordó una encuesta para escoger candidato único a la alcaldía de Medellín. Los resultados se dieron a conocer en publicitada rueda de prensa y los perdedores dentro de este proceso, como lo dispone la ley, se comprometieron a acompañar al ungido mediante ese mecanismo. Hoy ninguno de ellos cumplió su palabra, ni respetó la ley. Andan saltando montes, armando historietas e inventando disculpas para justificar el incumplimiento del mandato legal y del compromiso adquirido. Es la típica doble militancia que origina incluso la pérdida de investidura, en caso de que fueren elegidos para cargos de elección popular. En este mismo partido, todos los congresistas excepto la senadora Sofía Gaviria, se encuentran al margen de la ley de bancadas, irrespetando lo que ellos mismos aprobaron como legisladores y dándole un pésimo ejemplo a la opinión pública y al pueblo liberal. Por un lado va el partido y su candidato oficial que es el doctor Eugenio Prieto Soto y por otro va la bancada congresional con la honrosa excepción citada. Tristemente, la colectividad tan disminuida en electores y en dirigentes, seguramente será incapaz de tomar las decisiones que el ordenamiento jurídico le permite tomar por temor a distanciarse de parte de su bancada. Así queda de bulto la marrullera jugada de los congresistas: primero se apoderaron del partido y cooptaron su dirección, para luego hacer lo que les viene en gana, incluso violar la ley. Imposible predecir qué van a recoger el 25 de octubre estos “dirigentes”, todos empeñados en la derrota de su propio partido.

La situación Liberal se debate entre lo dramático y lo cómico. Al municipio de Dabeiba se presentó el señor Néstor Hincapié, uno de los notables prohombres del liberalismo. Fue anunciado como  “Presidente de la Dirección Liberal en Antioquia”, cargo que no existe y por lo mismo no puede ocupar él ni ninguno de los supuestos “directores”. Valido de este ardid, descalificó al candidato avalado por el liberalismo a la Alcaldía local, doctor Antonio Lara, y proclamó como su candidato y el del imaginario directorio que él “dirige”, al candidato de otro partido. Como para Ripley.

La situación en el partido Conservador no es menos grave. Un partido con reconocidas mayorías en Antioquia, hoy es un minusválido por acción de su propia dirigencia que careció de liderazgo y grandeza para escoger a uno de los suyos como candidato a la alcaldía de Medellín o la gobernación de Antioquia.

Ni el mismo Centro Democrático se escapa a tanta mediocridad. Inició un proceso para escoger candidato a la gobernación de Antioquia y terminó burlándose del proceso y de las personas que en él participaron.

Por esos manejos es que hoy proliferan partidos como el del Tuerto Gil, tan cuestionado en sus orígenes y en sus comportamientos.

¿Algún día veremos nuevamente la luz del sol?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *