Lo de ISAGEN, se veía venir (EL MUNDO)

Más torpezas, imposible (EL MUNDO)
mayo 10, 2015
Del Partido Verde a la Alianza Verde (EL MUNDO)
mayo 24, 2015

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

La decisión del Consejo de Estado de ordenar la suspensión de la subasta para la venta de ISAGEN como medida cautelar, se veía venir por el enorme clamor ciudadano, y por los argumentos sólidos y contundentes contra el  despropósito de enajenar un activo estratégico de los colombianos.

La terquedad del Gobierno ha sido infinita: sabiendo que todos los días su imagen positiva se desvanece entre la opinión ciudadana, por segunda vez intentó vender las acciones del Estado en una de las más importantes generadoras de energía de Colombia. El argumento atendido por la sección Cuarta  del Consejo de Estado para tal decisión provisional (mientras falla de fondo), fue la posibilidad de un  detrimento del patrimonio de la nación;  y se tomó con el fin de evitarle al Estado males mayores si al final del proceso se daba un fallo en contra de la venta y ésta ya se hubiera perfeccionado.

El clamor ciudadano fue notoriamente visible al principio de la semana que termina, cuando cerca del 80 % de los integrantes del  Senado de la República firmaron una proposición de rechazo a la venta e invitando al Gobierno a suspender el proceso antes de causarle un daño irreparable al pueblo colombiano en un renglón estratégico de su desarrollo. El debate, sin transmisión en directo y explicablemente ocultado por la televisión estatal, fue particularmente contundente con la argumentación que expresaron las diversas fuerzas del espectro ideológico nuestro: Sofía Gaviria, Vivian Morales y Horacio Serpa por el partido Liberal; Álvaro Uribe e Iván Duque por el Centro Democrático; Antonio Navarro, de la Alianza Verde y Jorge Robledo, del Polo Democrático, fueron particularmente contundentes en la oposición a la venta de ISAGEN. “la liberal Sofía Gaviria y el uribista Iván Duque se fajaron en una exposición de argumentos para advertir la equivocación que supondría la venta de esta empresa, y plantearon hasta 25 fórmulas alternativas para que el Estado consiga recursos para la construcción de carreteras, antes que vender Isagén”, afirma la revista Semana del día 13 de los corrientes.

El respaldo a la decisión gubernamental de vender a ISAGEN corrió por cuenta del partido Cambio Radical, el partido Conservador y algunos integrantes del partido de la U,  quienes así lo hicieron saber en el debate a través de los senadores Antonio Guerra de la Espriella, Fernando Tamayo Tamayo y Armando Benedetti, respectivamente.

Vender una empresa productiva en contra de la opinión ciudadana y de su representación política, en momentos de bajísimo respaldo de los colombianos al gobierno, es torpeza y soberbia, así se requiera con urgencia dinero para poder adelantar las concesiones de cuarta generación. El Gobierno puede acudir a otros medios de financiación sin tener que vender la “gallinita de los huevos de oro”.

Firmas de Francia, Canadá y Chile ya habían presentado garantías de seriedad para participar en la subasta que por este mandato judicial, debe ser suspendida hasta el fallo definitivo del alto tribunal Contencioso Administrativo.

Ojalá el Presidente y el señor ministro de Hacienda recapaciten antes del pronunciamiento final del Consejo de Estado. A veces es productivo atinar en las decisiones.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *