Del Partido Verde a la Alianza Verde (EL MUNDO)

Lo de ISAGEN, se veía venir (EL MUNDO)
mayo 17, 2015
El trasteo de votos (EL MUNDO)
mayo 31, 2015

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

Muy común se ha vuelto entre abogados y militantes de algunos partidos políticos, especialmente los que pertenecieron al ya desaparecido Partido Verde, la consulta tendiente a saber si continúan ligados por la llamada Ley de Bancadas al nuevo partido que surgió de la fusión entre los Verdes y el Progresismo.

Todos conocimos en su momento que el partido Verde, al que pertenecieron hace cuatro años figuras rutilantes de la política colombiana como Enrique Peñalosa, Sergio Fajardo, Antanas Mockus, Alfonso Prada y Luis Eduardo Garzón, decidió hace poco tiempo fusionarse con el Progresismo, una escisión del Polo Democrático y del cual sus más connotados dirigentes son  Gustavo Petro y Antonio Navarro. De esa fusión surgió un nuevo partido denominado Alianza Verde, que inscribió nuevos estatutos y nuevo logosímbolo ante el Consejo Nacional Electoral.

La fidelidad que exige la ley a las bancadas de los partidos en las corporaciones públicas es evidentemente con los partidos que los eligieron, con los estatutos que defendieron en su momento y con los cuales fueron seleccionados y con el símbolo fundacional del partido. Si el partido desaparece para dar origen a otro, es imposible que los corporados tengan que seguir atados a algo que ya no existe o que cambió sustancialmente. Lo que es más evidente cuando se dieron discusiones y demandas como las encabezadas por Alfonso Prada, alegando ilegalidad en la tramitación de la unión en comento desde el desaparecido partido Verde. La fidelidad surge en el momento de la elección y obliga al elegido a preservarla frente a ese movimiento o partido, mientras este continúe vigente. Desaparecido el partido, bien porque perdió la representación legal o porque se fusionó para dar origen a uno nuevo, es lógico que a las bancadas también les desaparezca la obligación de permanecer fieles a algo que ya no existe o que se transmutó en algo distinto.

A propósito del respeto a las decisiones de bancadas de partidos políticos o movimientos que perdieron su representación legal y que por lo tanto ya no existen, es contundente la decisión del Consejo Nacional Electoral: “…los miembros de las corporaciones públicas que actualmente se encuentren en ejercicio, elegidos con el aval de un partido político que haya perdido su personería jurídica, pueden cambiarse a otros partidos con personerías jurídicas, sin incurrir en doble militancia o transfuguismo político” (Concepto Sala Plena 5631 de 1910).

Por estas razones considero que no están obligados con el nuevo partido Alianza Verde, quienes fueron elegidos por el ya desaparecido o fusionado partido Verde.

Notícula. Acompañamiento y apoyo al pueblo y las autoridades de Salgar. Recoger del lodo a los amigos, vecinos y parientes, produce un inmenso dolor y una indeleble herida en el alma. Nuestra solidaridad de antioqueños y colombianos para un pueblo laborioso, pacífico y capaz de levantarse de los escombros con voluntad inquebrantable de reconstruir sus vidas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *