La derrota de Obama (EL MUNDO)

¿Existe democracia en Venezuela? (EL MUNDO)
noviembre 2, 2014
El tormento de las reinas (EL MUNDO)
noviembre 16, 2014

Por Ramón Elejalde Arbeláez

Los últimos resultados electorales en los Estados Unidos ( para elegir parte de los senadores, la Cámara de Representantes, algunos gobernadores y decidir consultas populares en algunos Estados), son muy malos para el presidente Obama pero también para el partido Demócrata.

Barack Obama llegó a la presidencia de esa gran nación gracias a propuestas audaces como una ley de migración, ponerle fin a la presencia militar de Estados Unidos en Irak y Afganistán, la recuperación económica, una reforma radical a la salud que garantizara asistencia sanitaria universal, terminar con la prisión de Guantánamo y crear fuentes de energía alternativas para irle buscando reemplazo al petróleo. Algunas propuestas de estas las ha logrado cumplir, especialmente las referidas a las guerras en Irak  y Afganistán. Esta y otras propuestas similares le valieron el premio Nobel de Paz.

Para resolver la asistencia sanitaria universal puso a funcionar un nuevo sistema que le ha valido abundantes y ácidas críticas de la derecha norteamericana. Poco éxito ha tenido en la creación de fuentes alternativas de energía; las compañías petroleras han desarrollado la nueva tecnología de fracking gracias a la cual los EEUU dejan de depender del petróleo árabe para convertirse en exportadores de fuentes tradicionales de energía.  Fracasó contundentemente Obama en la ley de migración y la terminación de la prisión de Guantánamo en Cuba. Los demócratas han tenido un fuerte soporte electoral en el pueblo latino y otras comunidades de inmigrantes, tal vez con la excepción de los cubanos que apoyan decididamente al partido Republicano; pero no pudieron tramitar la anunciada reforma dada la precaria mayoría que tenían en el Congreso y la férrea oposición republicana y de los sectores más conservadores de la sociedad norteamericana. Ahora que esa escasa mayoría en el Senado de la Unión se convirtió en minoría, es prácticamente imposible que la reforma migratoria sea tramitada. La votación latina se redujo en forma ostensible pues muchos votantes prefirieron abstenerse para no votar por los candidatos del gobierno por incumplidos, ni por los republicanos por ser abiertamente hostiles a la legalización de muchos inmigrantes ilegales que viven y trabajan en EE.UU.

El cierre de la prisión de Guantánamo es la más dolorosa y afrentosa promesa frustrada que el presidente Obama y los Demócratas no pudieron cumplir en estos seis años de poder. Guantánamo es el invento de una de las democracias que más respeta los derechos humanos, para poderlos violar fuera de su territorio. Es una vergüenza que el pueblo norteamericano siga sosteniendo esta ofensa a los derechos fundamentales de varias personas allí detenidas, que es también a toda la Humanidad.

En cuanto a la recuperación económica, la opinión pública le cuestiona al gobierno que se haya realizado de forma muy lenta y es curioso que los electores vuelvan sus miradas y tornen sus votos a quienes originaron la crisis y no a quienes han venido paliando las dificultades económicas que los demócratas en el poder heredaron de los republicanos.

Muy debilitados llegan los Demócratas a esta recta final del segundo mandato de Barack Obama, cuando en dos años tendrán que enfrentar la elección del nuevo presidente de la República. Claro que los Republicanos todavía no pueden cantar victoria, más cuando de sus filas sale el sector más recalcitrante de la extrema derecha que son los llamados  Boston Party , nada exitosos en las pasadas elecciones.

El transcurso del tiempo nos dirá si Barack Obama entendió el mensaje que el pueblo norteamericano le envió contundentemente en las pasadas elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *