El tormento de las reinas (EL MUNDO)

La derrota de Obama (EL MUNDO)
noviembre 9, 2014
Don Ramón de Marinilla (EL MUNDO)
noviembre 23, 2014

Por Ramón Elejalde Arbeláez

Es costumbre entre nosotros la celebración de festividades y efemérides acudiendo a la realización de reinados de belleza y con el actual reinado de Cartagena comienzo por darle la razón a nuestro gobernador Sergio Fajardo, quien se opone a estos certámenes y manifiesta que es imprescindible rescatar la dignidad de nuestras mujeres resaltando los muchísimos valores que sin duda las adornan.

No vale la pena seguir irrespetando a las niñas que prestaron sus nombres para adornar un evento y que en un mal momento, seguramente producto de los nervios de verse frente a unos micrófonos, a unas preguntas tontas frente a un público numeroso, induciéndolas a respuestas poco afortunadas. Ya quisiera yo ver a muchos de esos entrevistadores enfrentando un cuestionario de cultura general para poderles valorar el grado de autoridad intelectual que tienen para someter a las reinas al ridículo público que en ocasiones esas niñas sufren. Si se trata de medir la cultura o los conocimientos, inventémonos un concurso de sabiduría para elegir a Miss Minerva 2015, pero que lo organice MENSA, el ICFES o cualquier institución que sepa de medir las competencias intelectuales.

Si el reinado es de belleza o de la simpatía o de cualquier otra cosa de esos calificativos cursis que reciben este tipo de eventos, lo lógico es valorar la belleza o la simpatía de las aspirantes y no los conocimientos enciclopédicos que tengan. Cuando en Antioquia están efectuando las Olimpiadas del Conocimiento o cuando los concursantes responden en programas como “Quién quiere ser millonario” a estos no los someten a desfiles en traje de baño o en vestido de gala, para que los críticos o entrevistadores se luzcan burlándose del oso de los participantes. Un despropósito confundir una cosa con la otra: cada cosa en su lugar.

Es más lamentable el papel que cumplen algunos pseudoperiodistas que se inventan las cadenas radiales y de televisión por la época del reinado de Cartagena para informar a sus clientes sobre el evento. Su propósito no es informar sino más bien ridiculizar a las candidatas, que simplemente han querido engalanar con su presencia un evento; hacen preguntas inapropiadas, buscando el traspiés de la reina o simplemente desmenuzan la vida privada de esas niñas para despertar el morbo colectivo y obtener audiencia. Es pues triste el espectáculo que a veces se montan en torno a estos certámenes: en vez de dignificar la mujer, terminan es por ridiculizarlas y someterlas al escarnio público. Sugiero que para la próxima vez, un grupo de expertos sometan a entrevistadores y jurados a test de cultura general para que sean ellos los primeros en pasar el curso y así puedan después, con autoridad intelectual, entrevistar y juzgar a las candidatas, lo que tampoco es el objetivo del pobre “reinado”.

Cada vez los colombianos vamos entendiendo que este tipo de eventos deben desaparecer de la escena nacional y valorar a nuestras mujeres por lo que merecen: Por su inteligencia, por su aporte a la familia y a la sociedad, por su abnegación, su preparación académica, o por su belleza, y por tantas y tantas acciones virtuosas que nuestras mujeres cumplen para bien del país.  Ellas, a la par de los varones, han contribuido a la construcción de lo que tenemos, por lo que merecen nuestro respeto y nuestra admiración.

Notícula. ¿Qué tal si al  seleccionar el mejor gol del próximo campeonato mundial, un avispado periodista se colara en el proceso para someter a los finalistas a un examen de cultura general? Terminaría ganando el mejor “cabeceador”, no el mejor gol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *