Influencia Carmelitana en Antioquia (EL MUNDO)

Fútbol, nación y patria (EL MUNDO)
julio 6, 2014
Sobre la cultura mafiosa (EL MUNDO)
julio 20, 2014

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

Cien años cumplió este 6 de julio la Comunidad de los Padres Carmelitas de estar presentes en Antioquia. En Colombia estaban desde 1910 cuando fundaron la primera casa en la ciudad de Villa de Leyva. En 1914 fundaron la primera en Antioquia, concretamente en el municipio de Frontino.

A principios de 1914 llegaron a Frontino por primera vez, acompañando al ilustrísimo señor Maximiliano Crespo, obispo entonces de la diócesis de Antioquia y exclusivamente en misión exploratoria, los reverendos padres Luis de la Virgen del Carmen (Aizpuru) y Abundio de la Cruz (Belloso), de la Orden Carmelitana española, quienes conocieron y estudiaron el lugar donde algunos vecinos entusiastas habían empezado la construcción de una capilla. Además contemplaron la posibilidad de radicarse en la municipalidad para atender la labor misional de Urabá, lo que en efecto sucedió meses después.

La presencia de los padres carmelitas en Colombia se inicia cuando los sacerdotes Luis de la Virgen del Carmen (Aizpuru), Abundio de la Cruz (Belloso) y Ricardo Echebarría, fundaron en Villa de Leiva, en el año 1911, la primera casa de la Orden Carmelitana y la segunda, en Frontino, el día 6 de julio de 1914 por los Reverendos Padres Ricardo Echebarría, Luis de la Virgen del Carmen (Aizpuru), Abundio de la Cruz (Belloso) y Pacífico Cembranos, quien fuera el primer Prefecto Apostólico de Sucumbíos, Ecuador, y el hermano José María de la Virgen del Carmen (Serna) de la misma orden. Esta fundación tuvo como objetivo principal instalar en este municipio del Occidente antioqueño el epicentro inicial de la labor misionera en la comunidad en Urabá.

Tiempo después es creada la Prefectura  Apostólica de Urabá, concretamente el 4 de marzo de 1918 y su primer Prefecto fue el Ilustrísimo Monseñor Fray José Joaquín Arteaga y San Julián, quien llegó a Frontino el 28 de septiembre de 1919. El nombramiento lo había realizado la Santa Sede desde el 15 de abril de 1918. El segundo Prefecto Apostólico de Urabá fue Fray Severino de Santa Teresa y ofició como tal hasta el día 3 de julio de 1941, cuando fue suprimida la Prefectura mediante la Bula Universi Domini Gregis y anexionada a la recién restaurada diócesis de Santafé de Antioquia. La Prefectura tuvo como sede inicial el municipio de Frontino, indudablemente por su buen clima y su excelente topografía. Los carmelitas conceptuaron que era un muy buen sitio para la recuperación de los misioneros que enfermaren en su contacto con la selva tropical de Urabá. En 1921 es trasladada a Puerto Cesar en el Golfo de Urabá y en 1926 a San José de Turbo, donde funcionó hasta su supresión.

Con el tiempo la presencia carmelitana en Occidente y Urabá se fue reduciendo, ya que después de la supresión de la Prefectura, solamente quedó fray Severino quien aceptó ser Vicario Diocesano para la región y en Frontino los carmelitas continuaron hasta el 27 de enero de 1947, cuando dejaron de regentar la parroquia.

Considero una fecha importante la que celebramos, pues la presencia carmelitana en Urabá y Occidente fue fundamental en su progreso educativo, cultural y también en los desarrollos físicos, como el impulso a la carretera al mar, entre muchos otros.

Frontino, Urabá y el Departamento de Antioquia, están en mora de realizar el inventario de los beneficios espirituales, culturales y materiales recibidos de la Comunidad de las Hermanas Carmelitas y de los padres de la Orden Carmelitana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *