Evaluación electoral (EL MUNDO)

¡A votar bien! (EL MUNDO)
marzo 9, 2014
“Poderoso Caballero es Don Dinero” o Campañas políticas millonarias (EL MUNDO)
marzo 23, 2014

Por Ramón Elejalde Arbeláez

Muchas son las enseñanzas que trajo el certamen electoral de hace ocho días, cuando el pueblo colombiano escogió sus senadores y sus representantes a la Cámara. Una evaluación desde mi perspectiva haré en esta columna

Cantar victoria y afirmar que el Partido Liberal es gran ganador en las recientes elecciones parlamentarias es, por lo menos, una exageración. Es posible que el liberalismo frenara la tendencia a perder electorado, como le había venido sucediendo progresivamente desde 1998. Pero un partido que se glorió después del Frente Nacional de ser el mayoritario en Colombia, no puede hoy decir que es un buen resultado ocupar un cuarto lugar como partido político. Estamos por encima de Cambio Radical, de los Progresistas-verdes, del Polo Democrático y del Mira y nos superan la Unidad Nacional, el Centro Democrático y el partido Conservador. Obtener más curules en la Cámara de Representantes no pasa de ser “alegrías de gallo capón”.

Relativamente le fue mejor al partido Conservador a quien todas las encuestas y los opinadores lo daban por gran derrotado. Mantuvo sus huestes a pesar que desde hace muchos años ha dejado de ser opción de poder al no lanzar candidato propio a la presidencia de la República. Los hermanos godos nos superan a los liberales en número de votos, a pesar de que todos creíamos que el Centro Democrático de Álvaro Uribe les quitaría a los azules un mayor número de escaños en el Congreso.

El partido de la Unidad Nacional, la famosa U, a pesar del Uribismo y de todas las encuestas, resultó finalmente ser la bancada mayoritaria en el nuevo Congreso. Cómo negarlo, lo que hoy llaman mermelada y que antes se conoció como auxilios parlamentarios fue fundamental en amainar el golpe que creyó darles el doctor Álvaro Uribe y se mantuvieron precariamente como los de mayor votación en las corporaciones legislativas. En Antioquia tanto la U como el partido Conservador fue la región donde con más fuerza recibieron la aparición del expresidente Uribe con partido propio o por lo menos distinto a la U. Los grandes damnificados del Uribismo entre los paisas, fueron estos dos partidos.

El Centro Democrático irrumpe en el espectro ideológico nacional con fuerza, representando la extrema derecha y no el centro como lo dice su nombre. La votación fue bien importante, pero no tanta como lo esperaban, al menos en público, los amigos del expresidente. Le fue mejor a la lista del Senado que las de la Cámara y es obvio: Uribe Vélez jalonó el buen resultado del movimiento. En la Cámara se notó la ausencia del caudillo como atractivo electoral. Como todos los partidos caudillistas, será seguramente, un partido efímero en el tiempo, como en el pasado reciente lo fue la Anapo de Rojas Pinilla. De paso debo decir que no creo en el masivo fraude que denuncia el Centro Democrático. Cosas se dan y no son ocultables, pero de allí a creer que al C. D. le robaron las elecciones hay mucho trecho. Deben aprender a tener resultados moderados y no esperar que siempre van a ganar.

De Cambio Radical nadie esperaba la representación tan digna que tuvo. Mejoró levemente ya sin la presencia de su caudillo, el doctor Germán Vargas Lleras. Las encuestas, en este caso como en todos, también fallaron. Van a jugar un papel importante en el próximo período, cualquiera sea el resultado electoral en los comicios presidenciales. Para la salud de nuestra democracia el relativo éxito del Polo Democrático, a quien todos dábamos por liquidado, es una buena noticia. La democracia requiere no solo de la presencia de verdaderos parlamentarios de oposición, sino la sabia, seria y ponderada presencia del senador Jorge Enrique Robledo, uno de los mejores. El Mira, sin conocer los escrutinios nacionales, sufrió un duro revés electoral, seguramente surgido de las denuncias sobre temas religiosos que manejan sus dirigentes. Finalmente hay que reconocer el buen resultado de los Verdes-Progresistas de Petro y Peñaloza. Les fue muy bien.

Grandes derrotadas, las encuestas. Siempre he sostenido que encuestas sobre elecciones parlamentarias, no son buenas. El tema de Antioquia lo veremos la semana entrante cuando ya conozcamos los escrutinios.

Contracorriente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *