Escándalo sin fundamento (EL MUNDO)

La candidatura conservadora (EL MUNDO)
febrero 9, 2014
La situación venezolana (EL MUNDO )
marzo 2, 2014

Por: Ramón  Elejalde Arbeláez

Cuando el alcalde Aníbal Gaviria Correa se enteró de supuestas irregularidades en compras de terrenos destinados a proyectos del municipio, en los primeros días de diciembre pasado, sin vacilaciones ordenó: 1º, la congelación de compras de terrenos; 2º, la suspensión de procesos de compra en el punto donde se encontraban; 3º, trasladar la información a Control Interno para que iniciara las investigaciones pertinentes, y 4º, pidió la renuncia del Secretario a quien había perdido la confianza. Conocido en enero de este año el informe de Control Interno, ordena inmediatamente traslado del mismo a Fiscalía, Contraloría, Personería y Procuraduría. Estas son las decisiones que tomaría cualquier funcionario serio y su publicación  oportuna son suficientes para medir la probidad del funcionario que las tomó.

Extraña que ciertos políticos, medios de comunicación interesados y algunos opinadores, hayan sido ligeros y poco rigurosos en sus investigaciones, y se atrevan a  cuestionar al Alcalde que ha dado consistentes pruebas de integridad y honorabilidad. Han acudido al juego de que “la mejor defensa es un buen ataque” y repiten con maestría de loros, acusaciones absurdas, infundadas e impactantes, que fueron convertidas por artes de idiota útil o de desinformadores interesados en el epicentro del debate, que deberían ser los hechos motivantes de las decisiones de diciembre 3 de 2013.

Aníbal es hombre consagrado a su trabajo, responsable en sus actuaciones, serio en su proceder, honesto y pulcro en el manejo de lo público. Actuó en este y otros casos, como lo hace un funcionario íntegro y cumplidor de su deber.

Como los acusadores no paran de dar pábulo a mentiras y calumnias, presento algunas de ellas reveladoras del poco rigor y seriedad con que se hacen; debo advertir que Oscar Hurtado Pérez es un candidato a la Cámara, con quien nada me identifica desde hace cerca de 5 meses cuando rompimos relaciones políticas.

Dizque Oscar Hurtado es familiar de Javier Darío Hurtado el gerente de Empresas Varias. Acusación falsa, porque no son “ni primos amigos”.

Dizque el mismo Oscar Hurtado es familiar de uno de los nuevos subdirectores de Metrosalud, el médico Juan Manuel Lema Hurtado, cuyos seguidores y familiares y supongo que tampoco el doctor Lema Hurtado están apoyando, ni apoyarán electoralmente a Sofía Gaviria, víctima injusta e indirecta de las acusaciones sin sustento.

Dizque la actual directora de Metrosalud es cuñada del doctor Hurtado Pérez, candidato a la Cámara. Fue cuñada, ya no lo es y los mentirosos de ocasión lo saben porque son noticias públicas.

Dizque Martha Castrillón llegó a Metrosalud por intrigas políticas o por presiones electorales de su excuñado.  Mentira absoluta porque no existen relaciones personales entre el supuesto padrino y la nombrada y porque la doctora Castrillón llegó al cargo mediante un concurso realizado por la Universidad Nacional de Colombia –Sede Bogotá .

Dizque Fredy Hurtado, ese sí hermano del doctor Oscar Hurtado y funcionario de quinto nivel en el municipio de Medellín,  es el interventor del monumental puente de la Madre Laura. Mentira monumental porque esa interventoría la está haciendo INTEGRAL S.A. y porque el abogado Fredy Hurtado no puede ser interventor de una obra de ingeniería. Es más grande la mentira que el puente.

En este lamentable episodio hay mucho politiquero haciendo su agosto en febrero; algunos resentidos y envidiosos tratando de atajar exitosas y promisorias carreras políticas; algunas cuentas de cobro de episodios añejos que algunas personas no han podido olvidar; mucha desinformación y falta de rigor, profesionalismo y ética en todos.

Lo más triste es que algunos de estos personajes persisten en las acusaciones y no se sonrojan ante las evidencias de su equivocada conducta ni aunque se las enrostren en público.

Notícula. Bien por el Intergremial de Antioquia que salió en defensa del alcalde Gaviria Correa. Banderillas negras para el partido Liberal que ha guardado penoso silencio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *