A un mes de elecciones (EL MUNDO)

El Acto Legislativo para la paz (EL MUNDO)
septiembre 20, 2015
Y lo lograron… (EL MUNDO)
octubre 4, 2015

Por Ramón Elejalde Arbeláez

Restan cuatro semanas para la celebración de las elecciones de autoridades regionales y locales que se realizarán el próximo 25 de octubre. Ese día se elegirán gobernadores, alcaldes, diputados, concejales y juntas administradoras locales, para los próximos cuatro años. Son unas elecciones signadas por el interés ciudadano en escoger buenas propuestas y las autoridades más cercanas a su cotidianidad.

La Gobernación de Antioquia parece ya definida según las encuestas de opinión y las expresiones ciudadanas y movilizaciones políticas. Luis Pérez Gutiérrez se volvió inatajable, a pesar de los múltiples esfuerzos de algún sector de la prensa y de algunos dirigentes empresariales, políticos y gobernantes por hacer lo posible y lo imposible por atajarlo. Están frente a una misión aparentemente imposible y todo por una razón: partidos políticos y dirigentes parecieran hacer lo humanamente factible por el triunfo de Pérez Gutiérrez. Hasta Uribe Vélez, con el pésimo manejo dado al incidente con la candidatura de Liliana Rendón, aportó al hasta ahora incuestionable éxito de Luis Pérez.  Federico Restrepo y Andrés Guerra, contradictores de Pérez, no parecen pegar en la opinión pública a pesar de lo encopetado de sus patrocinadores y de sus cualidades personales, que no tienen duda ni sospecha alguna.

Existen muchos municipios antioqueños donde la candidatura de Pérez es la única, pues todos los partidos y movimientos políticos lo respaldan, en un unanimismo que hacía muchísimos años no se observaba en el departamento y no obstante las diferencias políticas y personales que separan a quienes dirigen esos partidos y movimientos.

La Alcaldía de Medellín no parece tan definida como se cree. La candidatura de Juan Carlos Vélez es, según todas las encuestas, la más opcionada, pero sobre ella se ciernen nubarrones que la pueden desinflar, veamos:

1-Con fuerza se rumora el entendimiento entre Eugenio Prieto, Alonso Salazar y Federico Gutiérrez, o al menos entre los dos primeros. Son, a no dudarlo, una opción seria y respetable para la ciudad. Representarían la continuidad de años de gobiernos consagrados a transformar a Medellín y a posicionarla nacional e internacionalmente. Es posible que esto suceda ahora o más adelante, de no ocurrir, la candidatura de Vélez Uribe sería imbatible.

2-El vigoroso impulso y el plazo dado para firmar la paz entre el Gobierno y las Farc, propician un escenario político distinto y nos llevan a la necesidad de prepararnos para el postconflicto y seguramente la opinión pública podrá pensar, con obvios argumentos, que ante esa real perspectiva elegir un alcalde fuertemente alineado con la oposición al Gobierno y especialmente al proceso de paz, no sea una buena alternativa para la segunda ciudad de Colombia. Las realidades políticas nos pondrán en escenarios distintos en los próximos días.

3-Finalmente es fácil vender la opción de un candidato no matriculado fuertemente en los escenarios ideológicos confrontados: ni con la oposición al presidente Santos (Juan Carlos Vélez), ni los abyectos al Santismo (Gabriel Jaime Rico).

Amanecerá y veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *