Muy gris nuestro Congreso

!Cómo nos dueles DIM!
octubre 17, 2020
Fin a los asesinatos
octubre 31, 2020

Varias son las funciones que cumple nuestro Congreso, pero diría que las más importantes son la constituyente, la legislativa y la de control político. Donde pueda, siempre he dejado la enseñanza de decirle a quien me escucha que no podemos entender al parlamento como una simple fábrica de leyes o de reformas constitucionales. Todo congreso tiene una misión importantísima para la democracia como lo es el control político. Éste hay que entenderlo como el examen que les realizan Senado y/o Cámara a los ministros o a los altos funcionarios del Estado. He sostenido que mientras más exigente sea el control político, menos corrupción se presenta. Da gusto mirar en la televisión internacional los duros debates en el parlamento español, único que tenemos posibilidades de observar.

Este jueves en el Senado, encabezados por el Centro Democrático, partido de gobierno y secundado por los partidos de la U, Conservador, Cambio Radical y algunos liberales, frustraron una moción de censura, ad portas de realizarse, al doctor Carlos Holmes Trujillo, Ministro de la Defensa. Vergonzoso que siendo mayorías acudan a “jugaditas” poco democráticas para impedir que la oposición se exprese. En la democracia lo más saludable es conocer las posiciones disímiles que sobre un tema puedan tener las distintas agrupaciones políticas. Eso es lo que genera que uno o varios de esos partidos se puedan convertir en opción de poder. Obvio, a partir de la seriedad y la solidez de los argumentos.

No le ha venido bien la pandemia al Congreso. Las reuniones virtuales han desdibujado sus actuaciones, de por sí llenas de controversia. No se observa el debate fogoso, lejos están los estudios serios y sesudos sobre los proyectos de ley o acto legislativo, gris, muy gris el debate de control político. Acabamos de pasar un estado de excepción donde el ejecutivo expidió más de cien decretos con fuerza de ley,para contrarrestar los efectos nefastos del coronavirus en temas de salud y de economía y no pudimos escuchar un solo debate a favor o en contra de alguno de estos decretos. El gobierno legisló a su amaño y a sus anchas sin encontrar un contrapeso en el parlamento. Sólo ahora venimos a percibir la democracia, con los fallos de la Corte Constitucional. Tamaña oportunidad desaprovecharon nuestros legisladores.

Las cumbres no pueden obnubilar a nuestros gobernantes ni a nuestros padres de la patria. El malestar que se percibe entre la población es creciente, a tal extremo que ni la pandemia ha impedido que en algún sentido éste aflore. Sensatez reclama la patria, funcionamiento pleno y sin “jugaditas” espera el pueblo colombiano de su congreso y de todas las ramas y órganos del poder público. Vale decir como nuestros abuelos, que “el palo no está para cucharas”.

Conozco a Carlos Holmes Trujillo, tiene casta y no creo que necesite de esos flacos servicios que los áulicos del poder le ofrecieron. Estoy seguro que si tiene argumentos para defenderse, los esgrimirá con fortaleza y convicción. Obvio también, si carece de los mismos debe dejar el cargo, pero no seré yo quien dictamine lo que no conozco y que algunos no dejaron conocer del pueblo colombiano.

El legislativo, con un origen popular, es indispensable a la democracia, por eso les diría hoy a sus integrantes, “Mira Pedro como estamos, y tu te pones a cortar orejas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *