Discurso de posesión del Gobernador (EL MUNDO)

Gestión para la historia (EL MUNDO)
enero 3, 2016
Santos, la tapa del congolo (EL MUNDO)
enero 17, 2016

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

 

Revuelo, por decir lo menos, causó el discurso de posesión del gobernador de Antioquia, doctor Luís Pérez Gutiérrez, especialmente en el tema de la intervención en política de los grupos económicos y concretamente del proselitismo que hace de diversas formas el Grupo Empresarial Antioqueño.
Las palabras del Gobernador no sufrieron maquillaje o uso almibarado del tono diplomático que en veces se estila en este tipo de denuncias y de intervenciones. Fue directo, frentero y valiente Luis Pérez. No ahorró sustantivos ni acudió a figuras gramaticales para llamar a las cosas por su nombre.
La participación activa en política de dirigentes empresariales y gremiales en Antioquia o en Colombia no ha sido una figura exótica. Don John Gómez Restrepo, el recordado dueño de la empresa Familia, siempre fue un activista del partido Liberal, como ahora lo es el doctor Manuel Santiago Mejía en el partido Conservador. Nicanor Restrepo Santamaría era un oráculo de los hermanos azules, como lo fueron don Adolfo Arango Montoya o el doctor Guillermo Gaviria Echeverri en el partido Liberal. Estoy seguro de que este tipo de respetuosa participación activa en política es bienvenida y no a ella se refirió el gobernador Luis Pérez. Estos y muchos otros empresarios han sido adeptos a partidos políticos porque comparten sus propuestas y sus ideas con ahínco y convicción.
Lo que no está bien visto es que el gremio o el grupo empresarial se convierta en un directorio político para vetar, promover o descalificar candidatos. Era más conveniente la política que tenían antaño cuando financiaban a diversos aspirantes. Y más pragmática porque casi nunca perdían!
En esta columna he denunciado que en algunos pueblos, muchos por cierto, ya no son los directorios políticos los que imponen candidatos y los financian, sino los almacenes de pinturas, las ferreterías o los proveedores de agujas, bombillas, tractores y camiones. Tristemente ese sistema parece haber sido copiado por nuestros más encopetados empresarios para manipular a la opinión pública. Nada edificante.
Notícula. A finales del año pasado, en una encuesta nacional, realizada entre empresarios y dirigentes antioqueños por la firma Cifras y Conceptos, fui señalado como uno de los  columnista más leído regionalmente.  Espero que todos mis lectores nos valgamos de esta opinión para reflexionar y analizar serenamente la función predominante del empresariado en la vida económica, política y social.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *