¿De quién es Belén de Bajirá? (El Mundo)

La movilidad académica (EL MUNDO)
junio 11, 2017
Medios vs redes sociales (El Mundo)
junio 24, 2017

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

La historia, la cartografía y la posesión dejan absolutamente claro que Belén de Bajirá y los corregimientos de Blanquiceth, Nuevo Oriente y Macondo son propiedad del Departamento de Antioquia. No hay duda. En lo histórico y cartográfico ha sido absolutamente claro el gobernador Luís Pérez en demostrar que durante más de setenta años, es decir, desde la creación del departamento del Chocó, siempre se ha reconocido esta zona como territorio paisa.

El tema Uti possidetis iuris (como posees de acuerdo al derecho, así poseerás) parece más compleja porque sería aplicar una figura utilizada para dirimir problemas limítrofes entre Estados a un problema interno. Indudablemente, Antioquia siempre ha tenido esos territorios como propios, los ha dotado de carreteras, escuelas, colegios, servicios públicos y a sus habitantes los ha atendido en salud, vivienda, educación y demás servicios básicos.

¿De dónde, entonces, parten las dudas? Sencillamente cuando se creó el departamento del Chocó por ley 13 de noviembre 3 de 1947, en ese sector precisamente se dijo que los límites eran: “…para ir a buscar las cabeceras del río Pavarandó, hasta llegar a la confluencia de este con el río Sucio, para dirigirse luego a las cabeceras del río Tumaradocito y buscar el divorcio de aguas entre este río y el Tumaradó, hasta llegar al río Atrato en el remolino de Las Pulgas, siguiendo luego la margen izquierda del Atrato, hasta salir al mar por la boca más occidental, que se llama Tarena” (mías las subrayas). En todos los mapas oficiales de Colombia a lo largo de los años y hasta el 2003, figuraron siempre, entre otras,  tres corrientes de agua en esa zona limitada por la ley: rio Tumaradocito, río Tumaradó y caño Tumaradó, que parece ser una construcción de madereros para poder sacar sus productos. A partir del año 2003 en los mapas del Instituto Geográfico Agustín Codazzi –IGAC- desaparece el río Tumaradó, seguramente como consecuencia de la acción depredadora del hombre y allí aprovechan los que quieren despojar a Antioquia de ese territorio para suponer que el límite no es la línea intermedia entre el rio Tumaradó (el rio desaparecido) y el rio Tumaradocito, como lo dice claramente la ley, sino entre el rio Tumaradocito y el caño Tumaradó, caño situado más al norte del río del mismo nombre. Es fácil deducir que no es lo mismo caño que río y que ambos figuraron en toda la cartografía colombiana hasta el año dicho (2003).

El IGAC debe buscar en el terreno los rastros de lo que fue el rio Tumaradó y a partir de esos vestigios señalar los límites y no correrlos maliciosamente hasta otra corriente de agua, de creación humana.

¿Se habrán preguntado los sabios del Agustín Codazzi por la existencia de esas tres corrientes de agua? ¿Se habrán dado cuenta que tienen lugares de nacimiento distintos y desembocaduras igualmente distintas? ¿Pretenden hacernos creer que lo que existió por más de cien años en los mapas oficiales desapareció en el 2003 sin dejar rastros? ¿Saben los antioqueños que ya desde el 2011, en los mapas oficiales, nos habían quitado catorce mil hectáreas de nuestro territorio?

Lo extraño de todo esto es el comportamiento del gobierno de Juan Manuel Santos. Por la paz voté por él para su segundo período. Pero no pueden creer él y el doctor Alfonso Prada, Secretario General de la Presidencia, que los antioqueños somos tarados y no entendemos que la entrega de Bajirá y los tres corregimientos de Turbo al departamento del Chocó fue parte del arreglo que con esa región sostuvo el gobierno para levantar el paro cívico que allí se efectuaba.

Un discurso posterior del Gobernador del Chocó los dejó al descubierto.

NOTICULA. Sabe Usted amable lector que en el territorio en litigio hay unas quince mil hectáreas de terrenos baldíos. Pregunta ingenua: ¿Ante las autoridades de cuál departamento legaliza usted más fácilmente la propiedad de estos baldíos? ¿Será este el origen del problema?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *