Carta abierta a J. M. Santos

Universidades con bajas matrículas.
julio 6, 2019
Grande, Luis Eladio Pérez
julio 27, 2019

eñor expresidente: Le escribo a pesar de no estar seguro de que me va a leer, no porque no quiera hacerlo, sino por las dificultades de que le llegue el escrito. Este viernes recorrí la vía Medellín – Turbo, en el trayecto comprendido hasta Chorodó, entrada a Frontino. Observé decenas de frentes de trabajo en todo el recorrido, cientos de maquinaria moderna, nueva y potente y un sinnúmero de obreros y directivos, que supongo eran ingenieros y tecnólogos. En resumidas cuentas, vi cómo, a pasos agigantados, se transforma una carretera limitada en una gran vía, por lo demás muy merecida para la región pero también para Antioquia y Colombia, que podrán construir y utilizar un puerto en Urabá y hacer justicia con un departamento tan olvidado en materia de carreteras modernas y amplias.
Doctor Santos: La firma de los contratos de construcción de las autopistas Mar 1, Mar 2 y el túnel Guillermo Gaviria Echeverri, con billonarias inversiones, fueron decisión suya, aunque justo es reconocerlo, la idea y los estudios venían de gobiernos anteriores. En el túnel del Toyo Usted tuvo el apoyo de la ciudad de Medellín (Aníbal Gaviria y Federico Gutiérrez) y del Departamento de Antioquia (Sergio Fajardo y Luís Pérez). Usted fue el determinador y autor de la decisión política de volver realidad un sueño de los antioqueños. Yo personalmente y seguramente algunos pocos antioqueños, pasamos por allí y recordamos agradecidos su decisión y su voluntad de hacer realidad una obra que ha sido un sueño de los paisas. Ya en el gobierno de Belisario Betancur la vía pasó de un camino de herradura, de difícil trasegar, a una vía un poco más generosa.
El viernes pasado, viendo tantos frentes de trabajo, tanta construcción majestuosa, reflexioné sobre la animadversión que muchos paisas, seguramente la mayoría, guardan por su señoría. Es posible que el tiempo, las obras ya terminadas y serenas reflexiones, nos lleven a un cambio colectivo de la forma como percibimos los gobiernos de Santos. Los paisas somos pasionales, pero al final de la jornada somos reflexivos.
No voté por usted cuando fue elegido por primera vez presidente de los colombianos. Lo hice en su reelección convencido de la necesidad de obtener la paz. No he sido pues Santista y desde que se conocieron sus tesis sobre la Tercera Vía, fui un crítico de su pensamiento y lo hice desde estas mismas columnas de opinión. Hoy tengo que reconocerlo, así sea mi expresión solitaria y así reciba palo de mis paisanos, que su gobierno dejará una impronta histórica en una Antioquia que inexplicable y mayoritariamente, no lo quiere.
¡¡Mil gracias, expresidente!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *