Arruga el corazón

El tal aislamiento preventivo, no existe.
mayo 30, 2020
Ecos de una decisión cuestionada.
junio 13, 2020

La medida de aseguramiento, conocida este fin de semana, contra Aníbal Gaviria Correa y dictada por un Fiscal adscrito a la Corte Suprema de Justicia, arruga el corazón y conmueve.
Arruga el corazón y conmueve por Aníbal, un hombre honesto, transparente y respetuoso de las normas jurídicas. Conozco a nuestro gobernador desde que era un niño. Intachable, incapaz de burlar una disposición, de tomarse un peso del erario, de hacerle daño a un semejante. Pulcro y recatado hasta el exceso. Aníbal es de esos seres que expele decencia, amor, dignidad y mucho carisma. Uno puede discrepar de algunas de sus opiniones, pero jamás puede dudar de su integridad. Buen hijo, buen padre, buen esposo, buen ciudadano e inmejorable gobernante. Ante tanta crisis de valores, ante tanta proliferación de líderes livianos y prestos a llenar sus bolsillos de lo ajeno, Aníbal es un ser de luz que resplandece por su transparencia y rectitud.
Arruga el corazón y conmueve por doña Adela Correa de Gaviria, una madre que ya entregó a la patria a uno de sus hijos para un sacrificio injusto, inhumano y terrible. Más dolor y estoy seguro de que injusto, para una familia que no merece el despropósito que se está cometiendo. Debería estar esa madre, al final de su jornada, valorando y disfrutando todo lo positivo que hizo en la formación de sus hijos y no padeciendo una indigna carga que ya es pesada para su avanzada edad.
Arruga el corazón y conmueve por Claudia y sus hijitos. Ellos, como los hermanos de Aníbal, son testigos fehacientes del desvelo de su esposo, padre y hermano en la construcción de una Antioquia solidaria, en paz, unida, donde la vida resplandezca. Todos ellos, más que un apasionado Fiscal, saben de la rectitud de nuestro hoy gobernador. No quiero pensar en el doloroso trance que están padeciendo sin razón y sin motivo.
Arruga el corazón y conmueve por Antioquia. Este departamento no merece ese trato. Este departamento ha creído y cree en su gobernador. El liderazgo y la gestión que venía ejerciendo el doctor Gaviria en el tema de la pandemia que azota al mundo, todos, tirios y troyanos, amigos y contradictores, han reconocido la excelente labor cumplida. Podemos afirmar, sin lugar a dudas, que con el liderazgo de Gaviria Correa y el compromiso de los alcaldes de todos los municipios de la región, Antioquia tenía un manejo óptimo de la situación. Inexplicable que luego de tener por cerca de quince años una investigación, en estos precisos momentos, se venga a tomar una decisión de semejantes proporciones.
No suelo, creo que jamás lo he hecho, rechazar decisiones judiciales. En el peor de los casos las he cuestionado pero solicitado respeto y acatamiento a ellas. Aquí, en ésta, por el conocimiento que tengo de Aníbal Gaviria desde hace tantísimos años, puedo afirmar que me resisto a creer que tengamos una justicia tan injusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *