Pólvora: El Estado Vs El Estado (EL MUNDO)

Parques del Río a toda prueba (EL MUNDO)
diciembre 11, 2016
Las lecciones del Fast Track (EL MUNDO)
enero 8, 2017

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

El alcalde de Medellín, doctor Federico Gutiérrez y el gobernador de Antioquia, doctor Luís Pérez, dispusieron prohibir el uso de la pólvora en sus jurisdicciones. La Alcaldía de Medellín prohibió mediante el decreto 1765 de 2016, “la fabricación, almacenamiento, venta, comercialización, distribución, transporte, uso, porte y tenencia de toda clase de fuegos artificiales al aire libre y en espacios cerrados, de luces pirotécnicas o de salón, de pólvora fría, globos y artículos pirotécnicos en general”. Por su parte, la Gobernación de Antioquia igualmente dispone el cero uso  de pólvora recreativa, cero fabricación, cero almacenamiento, cero transporte y cero comercialización de artículos pirotécnicos, juegos artificiales y pólvora.

La disposición del mandatario de los antioqueños es aún más perentoria cuando expresa: “Los alcaldes que en uso de sus atribuciones legales, autoricen el uso de pólvora recreativa, la fabricación, almacenamiento y transporte, responderán, en los términos de ley, por las alteraciones que dichas decisiones tengan sobre las personas o bienes afectados dentro de su jurisdicción territorial en materia de seguridad, tranquilidad, moralidad y salubridad”.

Pero toda esa lucha, todo ese esfuerzo, chocan contra disposiciones del Ministerio de Defensa y del Comando General de las Fuerzas Militares. Recojo aquí un ejemplo que en un artículo para EL MUNDO expresé el 6 de diciembre del año inmediatamente anterior: “Estas campañas, sumadas a las prohibiciones de algunos alcaldes al expendio y uso de la pólvora, se pierden con decisiones que toman otros entes gubernamentales: Tengo copia auténtica de  la renovación de la licencia de funcionamiento número 000106 de 7 de julio de 2014, emanada del Comando General de las Fuerzas Militares y autorizada por el General Juan Pablo Rodríguez Barragán y el coronel  Mauricio Moreno Rodríguez, que  autoriza a una persona a mantener catorce puestos de venta de pólvora en varios lugares de Colombia, entre ellos algunos en el Valle de Aburrá. Esta licencia tiene vigencia de tres años”.

Es físicamente el Estado contra el Estado. Mientras de un lado se autoriza el expendio de la pólvora por el Comando General de las Fuerzas Militares, por otro lado los gobernadores y alcaldes hacen ingentes esfuerzos para evitar las múltiples lesiones y accidentes que por estas calendas de producen. Lo mínimo que los gobernados esperamos de los altos funcionarios, es coherencia con las disposiciones de los gobiernos territoriales. Cuánto desean las víctimas de la pólvora que el Ministerio de la Defensa no autorice los medios para que otros niños y adultos padezcan nuevas  desgracias, tal cual le sucedió al actual Gerente del IDEA, doctor Mauricio Tobón, que el año anterior perdió un ojo usando pólvora.

Para comprobar esta incongruencia, basta con que el alcalde y el gobernador inviten a Mindefensa a dar una pasadita por Valle de Aburrá y evidencien los numerosos puestos de venta de pólvora a la vera de sus vías de comunicación, con autorización del Ministerio de Defensa. Les aceptarían la invitación?

Es sorprendente, incoherente, absurdo y aún injusto, que a un ciudadano le puedan decomisar la pólvora que le vendieron en un expendio autorizado por el Ministerio de la Defensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *