Obras que muestran sus bondades (EL MUNDO)

¿Una constituyente? (EL MUNDO)
julio 10, 2016
¿Irreformable la justicia? (EL MUNDO)
julio 24, 2016

Por: Ramón Elejalde Arbeláez

El pasado 30 de junio se dio al servicio el llamado puente Moravia complementario del sistema vial Puente Madre Laura continuidad de la Avenida Regional en sentido sur-norte. Al mismo tiempo se dieron al servicio de la comunidad todos los carriles del deprimido o soterrado de Parques del Río. Quienes diariamente nos movilizamos entre Medellín y el norte del Valle de Aburrá hemos podido constatar los inmensos beneficios no solo del deprimido, sino de todo el complejo vial puente Madre Laura, incluyendo el puente Moravia.

La Avenida Regional desde el puente Madre Laura quedó en sentido norte-sur en todos sus carriles con mejor movilidad, lo que sumado a las facilidades del flujo vehicular permitido por el deprimido de Parques del Río, ha facilitado, y ¡de qué manera! El tránsito por esos lugares. Ya los escépticos del sistema vial Madre Laura y los enemigos del Parques del Río tienen los mejores argumentos para comprender las visionarias decisiones de la administración anterior de la ciudad de Medellín, al mando de Aníbal Gaviria Correa. Son las bondades del sistema vial vistas en la realidad, en la realidad de los hechos que por tozudos no se pueden negar.

La ciudad tiene que tomar conciencia de que las conexiones sur-norte y oriente-occidente que van a requerir las autopistas de la Prosperidad al pasar por nuestra ciudad, tienen que contar con vías amplias que faciliten la movilidad de ese flujo vial y por lo tanto es indispensable, que se construya una vía de las especificaciones de las que nos está brindando Parques del Río. Esperemos la conclusión del Parque y del soterrado de la calzada oriental de la autopista, para que Medellín comience a disfrutar de obras sostenibles que la están insertando entre las grandes y modernas ciudades del mundo.

En la Ciudad-Estado de Singapur le fue entregado esta semana a Medellín el premio Lee Kuan Yew Word City Prize, que es tenido como la máxima condecoración urbanística del mundo y que también denominan como el “premio nobel de las ciudades”. La distinción solamente la han obtenido Bilbao, Nueva York y Sozhou (China). En el mismo evento se entregaron menciones especiales a las ciudades de Auckland en Nueva Zelanda; Toronto en Canadá; Sydney en Australia y Viena en Austria. Cito los nombres y los datos para que mis lectores aprecien la magnitud del reconocimiento realizado a los esfuerzos de Medellín  por sus “contribuciones sobresalientes para la creación de comunidades urbanas vibrantes, habitables y sostenibles en todo el mundo”, en un trabajo ideado, planificado y desarrollado por varias administraciones de la Ciudad, entre ellas la muy pródiga en obras de Aníbal Gaviria.

Notícula. Un reconocimiento especial al concejal Fabio Humberto Rivera, gran promotor ante la administración de Aníbal Gaviria Correa del puente Moravia, de gran utilidad hoy para la movilidad en la ciudad de Medellín y en el Aburrá Norte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *