Lecciones para la vida

Asesinato de líderes, cosa seria
enero 18, 2020
Jugando a las muñecas
febrero 15, 2020

No puedo invocar el pretexto egoísta de que la tragedia familiar que estamos sufriendo se trata de una situación personal, para no compartir con mis lectores y amigos las duras lecciones que nos dejó la muerte de mi hija Ana Mercedes. Lo hago con toda sinceridad y crudeza, honrando su memoria y alertando a quienes todavía pueden evitar desgracias semejantes. Valga la aclaración.
Primero va el contexto. Mi niña contaba con 33 años, tenía un hijito de 7 añitos y este semestre terminaría su carrera de psicología en la Universidad San Buenaventura. Era de una sonrisa contagiosa, de un humor fino y mordaz, muy generosa y la tenía como una de los dos hijos que heredó mi compromiso por la política. Su sonora carcajada, famosa entre quienes la conocieron y con ella compartieron, la heredó mi nieto. Anita tenía un liderazgo natural aplicado a la vida familiar al servicio social. Era muy hermosa, amorosa y perspicaz. Con su hijo, seguirá siendo la alegría del hogar.
Obvio, no era perfecta. Era un ser humano increíble, con virtudes y defectos. Sumamente vulnerable, pues padecía desde su temprana juventud una depresión que por épocas la atormentaba y entristecía a ese ser que yo llamaría de luz. La depresión le arrebataba por semanas la alegría y silenciaba su sonora carcajada. Cuando la veíamos recuperar estas dos cualidades, comprendíamos que estaba saliendo de ese hueco tenebroso en que su mente la sumía.
Hace ocho días sintió un fuerte dolor de cabeza, se negó a que la lleváramos al médico y pidió dos pastas para aliviar el mal. Horas después perdió el sentido y la llevamos a un centro hospitalario de prestigio en la ciudad de Medellín y allí fue atendida con diligencia y oportunidad. Diagnóstico: “Muerte cerebral, producido por un invasivo aneurisma congénito, que algún factor de riesgo le aceleró”. Alguno de los familiares le imploró al médico que hiciera más de lo clínicamente posible y exhibiendo una foto de su pequeño hijo le manifestó: “Mire, hágalo por este niño”. Con respeto y afecto, el galeno le reiteró que nada podía hacer la ciencia. Horas después murió y algunos de sus órganos sirvieron para salvar otras vidas.
No voy a olvidar lo central del artículo. Los médicos hicieron un rastreo por muchos detalles de la vida de Ana Mercedes, buscando indagar los factores de riesgo que le desencadenaron tan abrasivo derrame. Concepto unánime de los tres que tuvieron que ver con su atención en la clínica: el cigarrillo electrónico fue ese fatídico factor de riesgo, corroborado después por otro prestigioso médico, director de un centro neurológico donde los familiares fuimos a practicarnos un examen. He visto en redes sociales muchas disculpas sobre el cigarrillo electrónico, las mismas que mi hija me repetía cada que como padre trataba de convencerla de que no siguiera fumando. Disculpas que seguramente repiten los productores y comercializadores de semejante veneno para poderlo vender.
Quiero terminar este artículo transcribiendo un escrito que me hizo llegar el doctor Antonio Cardona Castrillón, a quien mi niña llamaba cariñosamente Roño:
“Sólo ustedes y los más cercanos/ conocen a punto mi tristeza/ y sólo yo dimensiono la grandeza/ del dolor que me causa recordar/ la alegría femenina, esplendorosa, /contagiada ya a Ángeles y Arcángeles, / haciendo reír a Pedro cogida de su mano, / que omite órdenes de Dios para callarla. (—) Allá está plena, feliz y, con certeza, / en el cielo se dispuso salón/ para alegría, entusiasmo y la belleza, / celebrando alborozadas su llegada/ vírgenes puras, las necias y las sabias, / porque bien le hace a Dios/ la virtud de una sincera carcajada/ de las miles que regaló en esta vida/ a cambio de dolores, tristezas y hasta rabias/. (—) Y yo aspiro –con fervor lo imploro-,/ que cuando el Gran Hacedor me necesite/ sea ella la guía celestial para ser feliz, desde bisoño,/ y la niña de muchos ojos, como líder,/ abrace, cante, ría, ame,/ y sin importar si María se estremece, grite:/ ¡A bailar todas que llegó mi tío Roño!”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *