Hidroituango,colosal embarrada

La guerrilla impone la agenda
enero 27, 2019
Intervención militar en Venezuela?
febrero 17, 2019

No es sano ni transparente que se proponga que mientras subsista la crisis de la represa de Hidroituango, se eviten las críticas y los cuestionamientos a lo que allí viene sucediendo. Envolvernos en la bandera de Antioquia para ocultar la monumental embarrada, para darle un calificativo coloquial, que hoy representa esa gigantesca obra, es un despropósito y un premio a la improvisación. Osaré, contrariando el interés de varios, esbozar algunas inquietudes, que saltan a la vista y que para expresarlas no se requiere ser encopetado experto en el tema:

1- La represa está hoy y desde hace un año cuando colapsó un gigante túnel de desvío, sin ningún control por parte de los constructores. El río y la naturaleza son los encargados de decir qué se hace en la obra, no el hombre. Todos clamamos para que el cierre intempestivo de la segunda compuerta de la casa de máquinas y el consecuente marchitamiento del río Cauca, sea el último episodio de esta colosal embarrada y que por fin se pueda retomar el dominio de la obra.

2- El estudio “causa-raíz”, que para Empresas Públicas de Medellín realiza o realizó la firma chilena Skava Consulting, inexplicablemente aún no se conoce. El alcalde de la ciudad, doctor Federico Gutiérrez, había dicho a mediados de noviembre del año anterior que estos los conoceríamos los colombianos en aproximadamente un mes, han pasado dos meses desde la fecha prometida y no conocemos esa conclusión. Esta situación genera en la comunidad especulaciones y zozobra. Ahora se dice que a finales de febrero por fin conoceremos el citado documento. Se sabede un informe que contrató la Gobernación de Antioquia, con la Universidad Nacional, que hace algunos señalamientos y que profusamente ha circulado.

3- Se cerraron dos túneles de desviación para acelerar la obra, se perforó un tercer túnel sin permisos y sin previsiones técnicas y éste colapsó y a la fecha nadie sabe quién ordenó semejantes despropósitos, que parecen ser, para los neófitos en el tema, la “causa-raíz” del problema. “La licencia ambiental ha tenido más de 21 cambios y ha sido objeto de fuertes críticas de ambientalistas que han rechazado el daño que generará en el ecosistema y de comunidades que se quejaron por el impacto de su operación” (Revista Semana).

4- Los organismos de control e investigación, llámese Procuraduría, Contraloría o Fiscalía, están petrificados, silenciosos y mustios, como protegiendo poderosos intocables. Aquí no existen siquiera responsabilidades políticas. Todos tan felices.

5- Al río Cauca y a las comunidades rivereñas les han infringido un daño de incalculables proporciones. Su recuperación será lenta y tortuosa. Hidroituango es un ejemplo de que el desarrollo debe ser sostenible y que se debe privilegiar la vida y el ecosistema sobre los rendimientos económicos.

6- Las consecuencias jurídicas y económicas para Empresas Públicas serán de proporciones incalculables, pues estamosfrente a una colosal embarrada.

No obstante lo anterior, todos hacemos fuerza porque el hombre recupere el control de Hidroituango y la obra se salve, pero igualmente estamos esperando conocer la detallada historia de semejante y costoso fiasco, que nos hizo perder respetabilidad en el concierto nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *