Hidroituango: desafío de la ingeniería (EL MUNDO)

La paz contribuyó a Hidroituango (EL MUNDO)
mayo 13, 2017
Contracorriente Cuando se quiere, se puede.
mayo 28, 2017

Por Ramón Elejalde Arbeláez

En la semana anterior me ocupé en esta columna de contarles a mis lectores los logros sociales de la Hidroeléctrica de Ituango. Hoy les comparto algunos aspectos técnicos. Indudablemente y según lo afirman los expertos y conocedores del tema, que es Hidroituango la obra de ingeniería más grande y compleja que se ha realizado en Colombia. Ser testigo de su construcción, de los avances de la obra y de la prospectiva hacia adelante, es un gran privilegio que quiero socializar.

Comencemos por significar que la inversión es cercana a los once billones y medio de pesos, que se van a invertir en setenta y seis meses, es decir, en seis años y tres meses. En diciembre del año próximo, en poco más de un año y medio, entrará en operación la primera unidad de generación de energía, que le entregará al país 300 megavatios. Las restantes siete unidades de generación, equivalentes a 2.100 MW entrarán en operación comercial entre 2019 y el 2021.

En el lugar de la majestuosa obra laboran para Empresas Públicas de Medellín, la interventoría y la firma contratista, en forma directa diez mil ochocientas setenta y siete personas. Los empleos indirectos que genera esta colosal obra son de unas veintiséis mil personas. La empresa contratista, un consorcio integrado por Camargo Correa, Conconcreto y Coninsa Ramón H, tienen en la región siete mil ochocientas ocho personas entregadas a construir las obras civiles. Es bueno resaltar que de la mano de obra ocupada en Hidroituango unas dos mil quinientos setenta personas son habitantes de los doce municipios que conforman el área de influencia del proyecto.

Los doce municipios del área de influencia recibirán, cuando la obra se encuentre en plena producción, importantes recursos para que logren el desarrollo tantas veces negado a poblaciones muy pobres y con raquíticos presupuestos. La carretera que de Medellín conduce a Ituango dejará de lado su antiguo recorrido para utilizar uno más corto y con mejores especificaciones. Tendrá este viaje una adicional motivación: la vía cruzará la represa por toda la cresta.

La complejidad de la obra ha requerido de la construcción de por lo menos treinta quilómetros de túneles, con diversos objetivos, incluyendo el de facilitar el transporte. Estos túneles le permitieron a Hidroituango recuperar cerca de diez y ocho meses de atraso en la obra que les produjeron los problemas de orden público en la zona. Ellos posibilitaron la construcción de las obras civiles por ambos lados de la montaña.

Indudablemente es esta una importante obra de ingeniería, que como ya lo había dicho hace ocho días, le acumula más experiencia y sabiduría a las Empresas Públicas de Medellín en el diseño, contratación y ejecución de semejantes desafíos técnicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *