El regreso del péndulo.

Abdón Espinosa Valderrama
octubre 28, 2018

Indudablemente que presencia Suramérica el regreso de gobiernos de tendencia izquierdista a gobiernos de derecha y en algunos casos a la extrema derecha. En Chile Michel Bachelé dio paso a Sebastián Piñera; en Argentina de los Kichnner viramos a Macri; del Ecuador de Correa nos fuimos para el Ecuador de Lenin Moreno; en Brasil cambiamos de Dilma Rousseff – Michel Temer a un Jair Bolsonaro, de la más refinada extrema derecha. En Uruguay, Bolivia y Venezuela se conservan regímenes de izquierda y en Paraguay y Colombia permanece la orientación derechista, existente en los gobiernos anteriores. 

Los virajes más notorios y abruptos se dieron en Argentina y Brasil, dos economías antaño sólidas en la región, el regreso del péndulo lo adjudican a la extendida corrupción que en ambos pueblos se vivió en el pasado reciente y al coco en que se ha convertido el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro para los pueblos de Suramérica. Tamaño desgobierno, el doloroso deambular de muchos hijos de la patria de Bolívar por los países vecinos, ha llevado al votante a cogerles temor a los gobiernos de izquierdaLa Argentina de Macri atraviesa una difícil situación económica, con notorias convulsiones socialesBolsonaro apenas está próximo a tomar posesión de su cargo y su discurso es demasiado preocupante para las fuerzas progresistas del continente.

En Ecuador no se dio un cambio en la tendencia de los electores, allá el cambio es imputable a Lenín Moreno, nuevo presidente, quien decidió abandonar las directrices de su antiguo jefe, el expresidente Rafael Correa, tal vez el gobernante más fácil de exhibir ante el resto de pueblos, como un ejecutivo que logró grandes transformaciones en ese país. El presidente Moreno ha venido ganando terreno frente a un Correa que era sumamente popular.

En Chile se vienen enrocando los gobiernos de la Bachelet y Piñeros, sin que las posiciones ideológicas de ambos sean notoriamente diferentes. La izquierda de la señora Bachelet es moderada, lo que le sucede también a la derecha de Piñeros. Ambas tendencias procuran mantener en alto las exitosas políticas económicas puestas en marcha por otros gobiernos, hace ya algunos años

En Uruguay al carismático expresidente José Mujica lo sucedió Tabaré Vásquez, otro hombre de la izquierda democrática. Los dos han sido moderados en sus reformas y cuidadosos con sus mandatos. En Bolivia, Evo Morales ha logrado reformas constitucionales que le han permitido hacerse reelegir en varias ocasiones. Indudable que ha sido un gobernante exitoso y dueño de un discurso radical. A pesar de su buen balance, el pueblo ya comienza a mostrar fatiga con su presencia en el Gobierno. Lo de Venezuela es a otro cantar. La democracia ha desaparecido, el pueblo está todos los días más empobrecido y el desespero los viene expulsando de su propia patria. El drama del pueblo venezolano es inenarrable. 

Finalmente, Colombia lleva cinco gobiernos del mismo corte. Desde Andrés Pastrana Arango la derecha viene comandando los destinos de estas tierras. La izquierda colombiana, por primera vez en su historia, estuvo en las pasadas elecciones presidenciales harto cerca de dar una sorpresa con Gustavo Petro, al obtener una votación realmente histórica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *