El irreparable daño ecológico

Petro, !es necesario tenerlo presente!
febrero 18, 2018
Fabricando presidentes?
marzo 11, 2018

Afirmaba esta semana el señor procurador general de la Nación, doctor Fernando Carrillo, en un simposio de carácter internacional dentro del Pacto Mundial para el Medio Ambiente, que el mayor destructor del medio ambiente en Colombia es la guerrilla del Eln. Afirmación sustentada en los cientos de ataques a la infraestructura petrolera que históricamente ha causado este grupo subversivo. Reconoció el señor procurador que durante el año anterior se presentaron sesenta y dos atentados contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas, donde se produjo el derrame de más de veinte mil barriles, según el alto funcionario.
El doctor Carrillo fue más enfático cuando afirmó: “Estamos muy atentos a todos los ataques contra el medio ambiente, que tienen que ver con problemas de ética. Hemos sufrido en diecisiete años por cuenta de atentados terroristas a la infraestructura petrolera un derrame de sesenta y seis millones de galones de crudo, en el año 2017 ya en escenarios de paz, obviamente el Eln está actuando en esta materia todavía, tuvimos sesenta y dos ataques al oleoducto Caño Limón-Coveñas con más de veinte mil barriles derramados”.
No dijo el procurador que durante lo que va corrido del año 2018 ya lleva este grupo subversivo trece atentados al oleoducto citado.
De otro lado el doctor Fernando Carrillo manifestó cómo cerca del 60 % de las fuentes hídricas de Colombia se han visto afectadas por las actividades terroristas de este grupo, que ilusamente creíamos los colombianos que estaba en vía de extinción.
Con estos datos es fácil cuantificar las pérdidas que estas acciones irreflexivas le están causando al medio ambiente y a la economía nacional. Pero también existe un daño irreparable sobre la flora y la fauna de las regiones por donde transcurren los oleoductos. Muchas especies han visto perturbado su hábitat y han sido obligadas a migrar, cuando no fue que perdieron la vida en esos atentados.
Incomprensible que arremetan contra la riqueza nacional, increíble que le causen tanto daño al hábitat y a las especies vegetales y animales que allí se encuentren. La lucha por una patria mejor no nos puede llevar a destruirla.
Lo otro que nos debe llevar a la reflexión es la pasividad del Gobierno cuando los espacios dejados por la Farc en su reincorporación a la vida civil, la están copando las bandas delincuenciales o los llamados elenos. Desde cuando se inició la desmovilización de las Farc y la entrega de sus armas, el ejército nacional debió llegar a todas esas regiones a ejercer soberanía y el Estado con obras, para consolidar su presencia. Lamentablemente no fue así y hoy vemos como Eln y algunas bacrimes se apoderan de regiones enteras, especialmente en aquellas donde existen cultivos ilícitos, para continuar engrosando sus abigarradas alforjas. Afirman que ya se ha reiniciado el reclutamiento de jóvenes para estos ejércitos privados y nada difícil que muchos desmovilizados de las Farc terminen en estas actividades que ya conocen de sobra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *