El fútbol, pasión de multitudes

Con Petro, sonaron campanas de alerta.
junio 24, 2018
Qué sucede con los líderes sociales?
julio 8, 2018

El campeonato mundial de fútbol que se celebra en Rusia, cumplidas dos semanas, nos ha dejado claro que esta actividad es verdaderamente un deporte de multitudes y que a su alrededor se congregan millones de personas.

El fútbol ha dejado atrás confrontaciones internas entre pueblos de una misma nación e incluso disputas entre varias naciones. Es un deporte que sirve de catalizador frente a las tensiones que padece el planeta. Previos a los encuentros futbolísticos las gentes hacen pronósticos; escuchan, leen u observan entrevistas sobre las alineaciones de los equipos y todos nos convertimos, como por arte de magia, en entrenadores o comentaristas deportivos. En cada amante de este deporte vamos a encontrar un “versado” analista, que es dueño de la alineación ideal y de la táctica ganadora. A la hora de los encuentros nos sentamos al frente del televisor, no toleramos interrupción alguna y a grito partido le vamos trazando a los directores técnicos nuestras “eruditas” opiniones, creyendo, ilusamente, que nos escuchan. Pontificamos sobre las acciones en el campo de juego, cuestionamos las opiniones de los comentaristas deportivos y hasta improperios les lanzamos a los técnicos por lo que consideramos son decisiones equivocadas. Es toda una pasión que cada uno la vive frente a la tv.

Esta frenética actividad que cada uno de los millones de apasionados hinchas del fútbol vivimos con cada encuentro, hace que olvidemos los padecimientos personales, las dificultades sociales, los desencuentros políticos o económicos, las guerras o confrontaciones que tengamos. El fútbol reencuentra naciones y las acerca a pueblos distanciados. Triste reconocerlo con pueblos en formación de su nacionalidad, que solamente encuentran en estas actividades deportivas los motivos para reconocerse como nación. En Colombia el fútbol, el ciclismo y los éxitos de nuestros compositores o deportistas son de las pocas actividades que nos unen a todos en un propósito.

Nos relataban los medios de comunicación que recientemente en el municipio de Dabeiba se había realizado un encuentro de fútbol con la participación de exguerrilleros y exparamilitares y que había sido el escenario propicio deun reencuentro que sirviera para aligerar tensiones y hacer acercamientos. Eso es ni más ni menos lo que sucede a nivel macro con el campeonato mundial que estamos disfrutando.

La participación de Colombia en este evento mundial ha sido decorosa y ya superó con éxito la primera fase del torneo. Partiendo de atrás hacia adelante, nuestros jugadores y cuerpo técnico demostraron que lo sucedido en el partido con Japón, donde fue expulsado al comienzo del encuentro la Roca Sánchez, fue un incidente ocasional y desafortunado. El equipo jugó bien, los colombianos disfrutamos a rabiar las acciones de nuestros deportistas y el optimismo en las gentes es fácilmente percibido. Es posible que hayamos llegado al tope de nuestras capacidades y que el escollo de Inglaterra no lo superemos, pero muchas alegrías nos han dado nuestros deportistas. Si superamos a Inglaterra, habremos tocado el cielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *