Qué sigue?

Centenario del nacimiento de HERNÁN TORO AGUDELO
diciembre 9, 2018
Tibio cómodo, caliente o frío radical?
enero 13, 2019

De cara al futuro del país es bueno hacer un análisis descarnado y en lo posible, verídico, sobre las realidades que vivimos. Estamos frente a una coyuntura histórica, que seguramente marcará por años la vida de la nación.

El establecimiento y los partidos políticos tradicionales vienen decayendo día a día y cada momento su caudal electoral es más reducido. Han perdido su capacidad de gobernar por carecer de un respaldo popular considerable. Son parte, y bien importante, de la crisis que afrontamos. Los partidos políticos que en los últimos años han emergido, producto del desengaño existente con liberales y conservadores, también son arrastrados por esa preocupante actitud del pueblo que tampoco cree en ellos. Una respuesta, dentro de lo que llamamos establecimiento, es insuficiente mientras el escepticismo se apodera de la ciudadanía.

Ahora resultan dos ingredientes nuevos que terminan por sepultar las esperanzas del pueblo colombiano: primero, un desengaño colectivo frente al nuevo gobierno y un desplome en la favorabilidad del mismo en todas las encuestas de opinión. Y segundo, un infortunado video donde Gustavo Petro, líder visible de la oposición, aparece contando un dinero e introduciéndolo en unas bolsas plásticas.

El desplome del gobierno del doctor Iván Duque en la favorabilidad de los colombianos es preocupante porque la ciudadanía, real o falsamente, está con la incertidumbre de no saber si estamos bien o mal gobernados. Las esperanzas que más de la mitad de los votantes depositaron en el gobierno recién posesionado, se van difuminando y eso, obviamente, acrecienta el grado de incertidumbre y desesperanza. Lo peor es que esas circunstancias están acabando la aceptación y favorabilidad que por más de diez y seis años tuvo el doctor Álvaro Uribe en la opinión pública. Ese fenómeno que dieron en llamar “efecto teflón”, también está dejando de cubrir al expresidente.

El video de Gustavo Petro, solo con observarlo sin calificar circunstancias de modo, tiempo y lugar, produce desazón y un sinsabor que también impactó negativamente a parte de la opinión.

Estamos pues frente a hechos que le hacen pensar al hombre del común que no hay solución, que todo es negativo para y desde donde se observe. Las salidas posibles de semejante atolladero se van derrumbando y con ellas las esperanzas. ¿Comenzarán a salir las soluciones mágicas estilo Chávez en Venezuela o Bolsonaro en el Brasil?  Tendríamos que aplicar el dicho de los abuelos: “para peor la mejoría”.

Este azaroso panorama se ve aún más ensombrecido por lo que se va conociendo, a cuentagotas por lo demás, del escándalo Odebrecht. Las críticas al Fiscal General de la Nación y a empresas de uno de los hombres más poderosos económicamente de Colombia, son ingredientes tóxicos para este peligroso cocido que estamos preparando en nuestra patria.

Requerimos partidos políticos fuertes. Necesitamos líderes a toda prueba, que comanden la reconstrucción de lo que nos va quedando. La orfandad es casi total y no es pesimismo. Es realismo.

2 Comments

  1. Gustavo Yepes Londoño dice:

    Somos una montonera, nó una nación porque, además, no educamos a nuestro pueblo para la civilidad y, en lo que se refiere a nuestra cultura nacional, la estamos abandonando por una subcultura internacional, moda y espectáculo, primitiva y estupefaciente. No puede haber un estado fuerte si la nación no lo es y sin la fuerza de éste, los politicoides, elegidos sin criterio y sin criterio nacional ellos mismos, no tienen interés en gobernar sino para su propio servicio. Lo único que nos une es nuestro habitat o país, hermoso pero cada día más agredido en materia ecológica. La esperanza optimista de una nación sólo puede fundarse en la educación para la civilidad democrática y en el consiguiente humanismo y amor y búsqueda de la verdad.

  2. LUIS ALFONSO OSSA B dice:

    Desprevenida y acertada lectura de la coyuntura politica nacional.Y si esta mirada la hacemos tras el cistal del Liberalismo, no nos queda la menor duda que si el Dr. Cesar Gaviria y sus amanuences leen la columna del Dr. Elejalde deberán sentir inmensa verguenza,pues si habia una colectividad obligada a plantear desde la oposicion una critica permanente al gobierno del mozuelo de espadas de Uribe,era el LIberalismo.Pero su culiprontismo al coquetearle a Duque,tan pronto se posecionó ,como posible socio de una coalisión de gobierno ,lo dejó como partido eunuco,a quien hoy en dia nadie le cree!!!.
    Autocriticas desprevenidas y valientes como las de Elejalde debemos rescatarlas para darle altura al debate contra este insulso gobierno.

Responder a LUIS ALFONSO OSSA B Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *